top of page

El Día Mundial de la Pasta 2022 se celebra con un récord

Actualizado: 27 oct 2022

Consumida en todo el mundo y solo superada por el arroz, la pasta es uno de los alimentos más populares de nuestro planeta.

Este año también se celebra el Día Mundial de la Pasta el 25 de octubre, aniversario organizado por Unione Italia Food e IPO (International Pasta Organisation) y dedicado a uno de los platillos emblemáticos de la dieta mediterránea.

Pero ¿por qué el 25 de octubre? No hay una razón precisa, pero exactamente en esta fecha de 1995, durante el primer congreso mundial de productores de pasta, surgió la necesidad de promover su consumo con una iniciativa dedicada. En consecuencia, en 1998 se decidió crear el evento, que mañana se celebra por 25ª vez.

El objetivo de la jornada es llamar la atención de medios y consumidores sobre cómo la pasta es un alimento con múltiples cualidades, fácilmente adaptable a un estilo de vida saludable y dinámico y capaz de satisfacer cualquier necesidad gastronómica.


2022 es récord histórico

El 2022, con un aumento del 33% en las ventas de pasta de Italia al resto del mundo, marca un récord histórico en el que las dificultades económicas han llevado al redescubrimiento de las cualidades de este alimento. Lo anterior surge de un análisis realizado por la Confederación Nacional de Cultivadores Directos (Coldiretti) —la mayor asociación que representa y apoya a la agricultura italiana—con base en datos del Istat sobre comercio exterior para los primeros siete meses del año.

«Son los alemanes» —subraya Coldiretti— «los que más gastan para comprar pasta al Bel Paese, con un aumento del 31% en el último año, mientras que Estados Unidos ocupa el segundo lugar y un incremento de +45%, impulsado también por la debilidad del euro frente al dólar. En tercer lugar se encuentra Francia, con una subida del 25%».

En Italia se producen 3.6 millones de toneladas de pasta cada año, equivalentes a aproximadamente 1/4 de la cifra total global, con 200 mil empresas agrícolas italianas comprometidas en enviar trigo duro de la más alta calidad a una cadena de suministro que cuenta con 360 compañías y cerca de 7,500 empleados, para una valor total de aproximadamente 5 mil millones de euros/año.

Con el tiempo también han aumentado exponencialmente los formatos de pasta, que ya alcanzan las 300, mientras que a las variedades tradicionales se han sumado las elaboradas con harinas integrales, sin gluten, con harinas alternativas y legumbres. «La búsqueda del Made in Italy» —recuerda Coldiretti— «ha llevado también al redescubrimiento de los granos antiguos, trayendo de vuelta al plato al Senatore Cappelli, la Timilia, el Saragolla y otras variedades que han escrito la historia del país en la mesa. Un fenómeno que también ha favorecido la multiplicación de marcas de pasta que garantizan al 100% el origen nacional del trigo utilizado, impensable hasta hace unos años, pero ahora patrimonio de casi todas las principales casas productoras». El resultado es que las ventas de pasta elaborada con trigo italiano garantizado crecieron 14% en valor en los primeros cinco meses de 2022, según un análisis de Coldiretti sobre datos de Ismea. «Para comprar pasta 100% hecha en Italia» —explica la asociación— «es suficiente elegir los paquetes que llevan las indicaciones “País de cultivo del trigo: Italia” y “País de molienda: Italia”. Una elección de calidad y también un apoyo a la economía nacional en una situación en la que los costos del cultivo de cereales se han disparado, casi duplicándose (+80%) a causa de la crisis desencadenada por la guerra».


Italia permanece en el primer lugar

Italia se mantiene como el país con mayor consumo de pasta con una cantidad de 23.5 kilogramos anuales per cápita frente a los 17 kilos de Túnez, segundo en este ranking especial seguido de Venezuela (15 kg), Grecia (12 kg), Chile (9.4 kg), Estados Unidos (8.8 kg), Argentina y Turquía empatados (8.7 kg), datos que atestiguan cómo este producto tiene admiradores en todas las latitudes.

«Existen, por lo tanto, las condiciones para responder a la demanda de italianidad de los consumidores e invertir en una agricultura nacional que sea capaz de ofrecer productos de calidad mediante la creación de relaciones virtuosas en la cadena de suministro con acuerdos que garanticen una compensación justa por encima de los costos de producción», afirmó el presidente de Coldiretti, Ettore Prandini, al subrayar que «la experiencia ha demostrado la importancia de garantizar la transparencia de la información para el crecimiento de un sector que es un símbolo de Italia en el mundo».


Información vía Puntodincontro.


1 visualización0 comentarios