Destacan importancia de la capacitación y certificación de instaladores solares

Indispensable cumplir con el Código de Red y la normatividad vigente, subraya Alfredo Flores, líder de Solar Power Group



La capacitación y la certificación de los instaladores de sistemas fotovoltaicos interconectados (SFVI) permiten la profesionalización de esta actividad, a la vez que se evitan multas y la desconexión por parte de la autoridad, además de prevenir fallas en el sistema.


Con la proliferación de los SFVI para uso residencial, comercial e industrial, derivada de la reforma eléctrica de 2013-2014, se ha hecho indispensable contar con instaladores que estén debidamente capacitados para realizar esta tarea.


El cumplimiento de la normatividad vigente, especialmente con el Código de Red (CR), debe ser una constante en la instalación de cada SFVI, considerando las visitas de inspección por parte de las Unidades de Verificación de Instalaciones Eléctricas (UVIE) para verificar el cumplimiento de las Normas Oficiales Mexicanas vigentes y del propio CR.


“En este mercado que avanza a pasos agigantados, nos da gusto ver que el crecimiento se da a la par, esto es, como crece el mercado van creciendo instaladores nuevos, grandes, se van desarrollando y capacitando, por lo que el mercado es más competitivo”, dijo Alfredo Flores, director general de Solar Power Group.


Eso nos hace perfeccionarnos y ser mejores”, agregó.


Refirió que la capacitación y la debida certificación de quienes se dedican a instalar los sistemas fotovoltaicos generan beneficios para el cliente y el mercado.


Entre ellos, mencionó la profesionalización de la propia industria, evitando instaladores improvisados sin ninguna formación en el tema, y el fomento a la competencia, ya que quien esté mejor capacitado tendrá más clientes y mejores proyectos.


En su opinión, estos dos elementos también dan certidumbre a los usuarios finales, ya que pueden estar tranquilos de que sus sistemas fotovoltaicos funcionarán en las mejores condiciones y que durarán el tiempo de vida previsto por los fabricantes.


La capacitación, que no se refiere solo a la parte técnica y operativa, sino también a los aspectos regulatorios, asegura que el instalador cumplirá con las características técnicas del CR y de las NOM vigentes.


“Evita intermitencias y desconexiones que derivan en grandes pérdidas para la industria”, añadió el directivo.


“Es interesante ver que hay cada vez más ofertas de equipos en el mercado como también hay una alta gama de instaladores ya capacitados y certificados con cuadrillas completas”, expresó.


En México existen varias empresas e instituciones que imparten cursos de capacitación para las personas interesadas en convertirse en instaladores certificados de sistemas de generación eléctrica solar fotovoltaica, principalmente en el segmento de la generación distribuida, pero la Secretaría de Educación Pública (SEP), a través del Consejo Nacional de Normalización y Certificación de Competencias Laborales (CONOCER), es la única instancia que avala los certificados emitidos.


CONOCER expide el Estándar de Competencia EC0586.01 con título “Instalación de sistemas fotovoltaicos en residencia, comercio e industria”, que es en el que deben basarse todos aquellos que imparten los cursos de capacitación.


Este Estándar abarca las competencias necesarias para cuatro funciones elementales, que son la Verificación de las condiciones para la instalación del SFVI, la Instalación de los componentes mecánicos y eléctricos, la Conexión de los componentes eléctricos, y la Puesta en marcha del sistema.


También emite el Estándar EC1181 “Supervisión de sistemas fotovoltaicos en residencial, comercial y industrial”.


Cada uno está en concordancia con la normatividad nacional para interconexión a la red eléctrica vigente de equipos de hasta 1,000 megawatts (MW) de capacidad sin respaldo de baterías.


Asimismo, CONOCER integra el Registro Nacional de Personas con Competencias Certificadas (RENAP), en donde se concentra el listado de quienes han obtenido un certificado de competencia y, además, están respaldados por los propios empresarios y trabajadores de los distintos sectores del país, entre ellos por supuesto los instaladores de SFVI.


El Gobierno de la Ciudad de México, por ejemplo, también ha integrado un directorio de instaladores capacitados como parte del programa Ciudad Solar, que promueve el aprovechamiento de la energía solar para generación distribuida, generación distribuida colectiva y calentamiento de agua.


Adicional a lo anterior, Alfredo Flores señaló que es necesario tomar en cuenta los estándares internacionales en materia de instalación de SFVI, como la norma UL, referida a la manufactura de los equipos, y la FM, relacionada con el uso de los mismos.


Comentó que la normatividad más estricta, por lo tanto, la más segura, es la del estado norteamericano de California. “Cualquier norma que se apegue a ellas es más segura”, consideró.


De la misma manera, Flores incluyó como otro elemento importante la llamada certificación “Casco Rojo”, que indica aspectos arquitectónicos pero sobre todo referentes a seguridad y de Protección Civil.


Riesgos de no certificarse


El director general de Solar Power Group explicó que algunos de los riesgos de no capacitarse en la instalación de SFVI y, por tanto, no certificarse, son los costos.


“No eres competitivo en el mercado, no puedes subirte en un techo, no puedes cerrar ventas de proyectos. A la par, quien no tiene estas certificaciones, difícilmente puede competir con el resto de los capacitados”, advirtió.


También consideró que desconocer las características de los sistemas, las normas y todo lo relacionado con un sistema de este tipo es sinónimo de no cerrar un proyecto.


“En proyectos pequeños, hay riesgos como volarse páneles, incendios, baja generación de energía por mala instalación”, detalló. También dijo que al no configurarse bien los equipos, hay desajustes y desconexiones, lo que obliga al instalador a dar muchas vueltas a la residencia, con pérdida de tiempo en traslados y, por tanto, insatisfacción de los clientes.


Por su parte, Solar Power Group dijo que el año pasado, a través de su división Solar Group Academy, realizaron cursos de capacitación para certificación de cuadrillas de empresas que, en conjunto, sumaron entre 200 y 300 personas.


Para este año, continuarán con los cursos internos para más clientes.


Información vía: Energía a Debate

2 visualizaciones0 comentarios